Esta iniciativa del Club de Atletismo de Tarazona de la Mancha recorrerá 427 km en relevos y se visitarán 20 bodegas.

Bodega Iniesta ha sido la primera Bodega en ser visitada por los participantes en la Wine Runner 2018, una iniciativa del Club de Atletismo de Tarazona de la Mancha con el objetivo de fusionar el deporte con el enoturismo y promocionar actividades originales y motivadoras para los miembros de su equipo. Bodega Iniesta será la única Bodega de toda la ruta vinculada directamente con la figura de un deportista, tan admirado y respetado como es Andrés Iniesta.

La actividad durará 6 días, donde los corredores recorrerán 427 km en total y realizarán en total 40 relevos durante las 6 etapas. Visitarán 20 municipios  y 20 bodegas de las denominaciones de origen Manchuela y Mancha.

La comitiva comenzaba hoy su recorrido a las 8:00 de la mañana desde Tarazona de la Mancha donde después de recorrer 36 km los participantes llegaban a Bodega Iniesta y eran recibidos por Agustín Lázaro Cabañero, gerente de Bodega Iniesta.

Con una planificación perfecta, fruto del trabajo de toda la organización del evento, los correderos y miembros del equipo de la Wine Runner han tenido aproximadamente 90 minutos para disfrutar y conocer la bodega realizando una visita guiada a cargo de Elena Moreno Navarro , técnico de campo.

Durante la visita, el equipo de la Wine Runner ha tenido la oportunidad de conocer los procesos de elaboración de los vinos de Bodega Iniesta, la tecnología que se utiliza para optimizar la calidad en su elaboración y las instalaciones que con sólo 7 años de producción han conseguido grandes reconocimientos en concursos a nivel nacional e internacional. Tras la visita, los corredores y el equipo de la organización han degustado dos de las referencias elaboradas con la variedad Bobal, la uva más característica de la Manchuela, como son Corazón Spumante Rosado y Corazón Loco Bobal. Corazón Spumante Rosado es elaborado con las últimas tecnologías implantadas en la Bodega utilizando el método Charmat y con las uvas de las cepas más jóvenes plantadas en nuestros viñedos. El segundo de los vinos, Corazón Loco Bobal, utiliza para su elaboración uvas procedentes de cepas con más de 50 años que proporcionan los sabores y matices más característicos del terruno de la Manchuela.

Ha sido un placer para Bodega Iniesta participar de esta propuesta. Desde aquí animamos al Club de Atletismo de Tarazona y a otras asociaciones y colectivos a fomentar el deporte con eventos de estas características que potencian  la cultura del vino, el enoturismo y el deporte, y promueven las relaciones entre entidades privadas y colectivos con el objetivo de poner en valor el importante potencial que tienen estas tierras manchegas.