¿Cómo conservar una botella de vino?

Es posible que muchas veces tengas dudas sobre si tu pequeña bodega doméstica cumple los requisitos necesarios para mantener en correcto estado tus preciados vinos. Aquí te desvelamos las claves para asegurar una buena conservación del producto. 

Los principales consejos para conservar el vino son:

Temperatura – La temperatura recomendada para mantener en buen estado nuestros vinos es de entre 13ºC y 16ºC con una humedad de entre el 70 y el 80%.
Evitar la luz directa – El lugar no debe tener luz directa sobre las botellas puesto que la luz del sol impide que la conservación de los caldos sea la adecuada. De hecho, la luz solar acelera diferentes reacciones químicas que no son idóneas para asegurar un perfecto mantenimiento del producto.
Ventilación – Para asegurar la correcta conservación es importante contar con ventilación para evitar hongos o fuertes olores que puedan perjudicar el estado del vino.
Posición de la botella – Respecto a la mejor posición para su conservación, la más recomendada es en posición horizontal, o boca, abajo, para evitar que se seque el corcho y pierda su elasticidad que es lo que consigue un cierre hermético en la botella.
Es posible que muchos tengáis botellas en vuestras cocinas o comedores en algún tipo de mueble para cocina. Aunque se trata de un recurso aceptable es poco práctico puesto que tanto la cocina como el comedor son zonas que cuentan con una variación de temperatura alta y el nivel de humedad puede que no sea el adecuado para garantizar el buen estado del producto en el momento de descorcharlo.
¿Cómo conservar una botella una vez abierta?
Lo primero que debemos saber es que una vez abierta la botella de vino, este empieza a oxidarse y a perder sus propiedades. Lo que debemos hacer es retardar el proceso de oxidación lo máximo posible. Este retardo se consigue manteniendo el vino a temperaturas bajas en la nevera. También hay diferentes tapones especiales para extraer el oxigeno del interior de la botella haciendo un vacío, con lo que conseguimos que nos dure aún más tiempo. Aunque si nos permitís un consejo fácil y económico, en el caso de no disponer de esta clase de tapones para el vacío, antes de cerrar la botella con el mismo corcho soplad dentro de la botella. Con esta acción estaremos depositando dióxido de carbono (más pesado que el oxígeno) dentro de la botella protegiendo, así, el vino de su acción oxidante. De esta manera nuestros caldos aguantaran como máximo unas 36h.
¿Y vosotros como conserváis vuestros vinos?