En las grandes ocasiones no puede faltar un gran brindis. Pero ¿te has preguntado alguna vez de dónde viene esta tradición de hacer chocar las copas? ¡Descúbrelo aquí!


Aunque a veces no hace falta celebrar nada para brindar con buen vino con la gente que más quieres, siempre es mejor si una buena celebración viene acompañada de un buen “chin chin”. Pero… ¿Cuál es el origen de esta tradición?

ORIGEN DEL BRINDIS

Existen diferentes teorías al respecto. La primera de ellas explica que el origen del acto de brindar viene del siglo IV a.C. aunque las razones por las cuales se brindaban difieren respecto a las que hoy en día conocemos. En la antigua Roma para asesinar a alguien era usual que se envenenaran las copas por lo que los anfitriones como símbolo de confianza chocaban con intensidad las copas con sus huéspedes e invitados para el líquido saltara de una copa a la otra. De esta manera mostraba de forma clara que no había ningún tipo de peligro ante la bebida que les ofrecía.
Otra teoría sobre el origen del brindis es que, puesto que todos los dioses de los sentidos (olfato, vista, tacto…) podría gozar del vino menos el del oído. Dionisos, el dios del vino, acercó la copa con la del dios del oído y brindo para que pudiera compartir su disfrute.
La evolución del brindis ha llegado a día de hoy, como muestra de grandes celebraciones aunque en Bodega Iniesta creemos en los pequeños detalles del día a día son un motivo de un brindis con tus más allegados 🙂