El corcho y el vino y su gran relación

En Bodega Iniesta sabemos que para garantizar la buena conservación del vino es necesaria la utilización del corcho. Por eso, queremos rendirle un pequeño homenaje puesto que gracias a él podemos disfrutar de grandes vinos a lo largo de los años. 

Como bien sabéis en Bodega Iniesta procuramos trabajar con los mejores materiales para asegurar la buena conservación de nuestros maravillosos vinos. Por eso, el corcho cobra gran importancia puesto que se trata de un elemento indispensable para mantener en buen estado los vinos con los que pasamos grandes momentos en familia y amigos.

EL TAMAÑO SI IMPORTA

El tamaño del corcho afecta notablemente la trayectoria del vino y su conservación, al igual que afecta la calidad de este. Un buen corcho permitirá que el paso del tiempo no afecte al tapón de nuestra botella por lo que el líquido que alberga nuestro envase se conservará en las mejores condiciones posibles.
Pero como ya hemos comentado, no sólo la calidad es importante sino también su tamaño. De hecho, dependiendo de su tamaño y el objetivo de conservación que tenga se usara una medida de corcho u otra:
– Vinos jóvenes – Para los más jóvenes es habitual utilizar corchos de 24 a 26mm  de diámetro y de 38 mm de longitud. Al tratarse de vinos que deben ser consumidos en un periodo inferior a 2 años, este tamaño permite una buena conservación.
+10 años de conservación – Para conservar un vino más de 10 años se utiliza un corcho de 44 a 45mm de longitud.
– Para los de 18-20 años o +20 – Se usarán corcho de al menos 49mm mientras que pasados los 20 años ya se empleará uno de 54mm para asegurar el correcto mantenimiento del vino.

TIPOS DE CORCHO

Aunque el tiempo nos ha demostrado que el corcho natural es capaz de mantener el vino en el mejor de sus estados, existen otros tipos de corcho que permiten, también, una buena conservación de los líquidos. Entre otros:
Corcho natural – Garantiza un sellado óptimo y juega un papel básico en la correcta evolución de los vinos, permitiendo un perfecto proceso de envejecimiento.
– Corcho aglomerado –  Están fabricados con trozos de corcho unidos entre si por poliuretano. Son los utilizados para los vinos espumosos aunque también se usan en vinos jóvenes y en crianzas.
– Corcho sintético – Están elaborados con polímeros sintéticos cada vez con más presencia internacional.
¡En Bodega Iniesta usamos los mejores corchos, para los mejores vinos! ¡Salud!