Es un orgullo presentaros la nueva referencia de Bodega Iniesta: Corazón Spumante Moscato. Un vino espumoso dulce elaborado con la variedad moscatel que continua con la innovación introducida por la gama Corazón Spumante.  

Bodega Iniesta lanza al mercado una nueva referencia de la línea de vinos espumosos, bajo el nombre de Corazón Spumante Moscato. Esta referencia continua con la innovación que Bodega Iniesta inició al elaborar la gama de espumosos Corazón Spumante.

Elaborado a partir de un mosto de la variedad moscatel de Alejandría que conservamos a baja temperatura, llegado el momento lo fermentamos parcialmente en autoclave hasta  a partir de un mosto de la variedad moscatel que conservamos a baja temperatura, y llegado el momento lo fermentamos parcialmente en autoclave hasta conseguir una graduación alcohólica muy baja, de 5,5 %, dejando una importante cantidad de azúcares sin fermentar.

ELABORACIÓN

La elección del método Charmat para elaborar Corazón Spumante Moscato, se hace para resaltar el carácter de las variedades de uva que componen este vino espumoso.

Mediante esta metodología elaboramos los vinos espumosos Corazón Spumante realizando dos fermentaciones, al igual que sucede en el caso de otros espumosos más conocidos como son los Cavas o los Champagne, pero diferenciándonos de estos, ya que la segunda fermentación se desarrolla en un depósito de gran tamaño conocido como autoclave, siendo esta la principal diferencia de elaboración respecto a los Cavas o el Champagne, en los que la segunda fermentación se desarrolla en botella.

El porqué aplicamos esta técnica de elaboración es, en primer lugar, la búsqueda de diferenciación, ya que queremos elaborar un vino espumoso con personalidad propia a partir de nuestras variedades. En segundo lugar, y el más importante, porque gracias a esta técnica conseguimos obtener unos espumosos de calidad que respetan mejor la tipicidad de la uva, y por consiguiente el carácter y la identidad de nuestra tierra.

CORAZÓN SPUMANTE MOSCATO

En la copa destaca por su aspecto marillo pálido, con unas burbujas finas que ascienden lentamente hacia la superficie transportando los aromas característicos de la variedad moscatel, con recuerdos a flores blancas como el jazmín, y notas cítricas de gran complejidad.

En boca goza de un excelente equilibrio entre el dulzor de los azúcares de la uva con las sensaciones de acidez y la tensión de las burbujas.

En la presentación de esta nueva referencia, protagonizada por Andrés Iniesta la semana pasada, los asistentes quedaron completamente prendados de su sabor. Os animamos a disfrutarlo estas fiestas.