Ya llegó el otoño, época donde los colores rojos toman las viñas y  los vinos tintos van cobrando protagonismo. En esta estación del año donde las temperaturas van bajando poco a poco, apetece tomar una copa de un vino tinto como nuestro Corazón Loco Bobal. ¡Uno de los vinos más autóctonos de Bodega Iniesta!

En otoño, las temperaturas bajan, y apetece tomar vinos con un poco más de cuerpo y no sólo vinos jóvenes. Y es que los vinos tintos elaborados en Bodega Iniesta con la variedad Bobal tienen unas características perfectas para disfrutarlos durante todo el otoño, ya que la variedad Bobal tiene un carácter único.

Es por eso que desde Bodega Iniesta os recomendamos que disfrutéis de Corazón Loco Bobal, un vino elaborado con la variedad bobal, autóctona de la Denominación de Origen Manchuela.

MARIDAJE

Gracias a sus características, Corazón Loco Bobal es un vino muy versátil de armonizar. Perfecto para disfrutar de todo tipo de quesos (curados, semicurados, etc) , carnes (caza, rojas, blancas, etc) y guisos como los gazpachos manchegos.

CATA

Corazón loco Bobal se descubre tras un manto profundo de color rojo cereza con brillantes reflejos violáceos. Una presencia que queda envuelta por elegantes aromas a frutos del bosque, con recuerdos a moras, grosellas y frambuesas. En la boca nos seduce con una agradable impresión inicial, aportando sensaciones untuosas que quedan armonizadas con el nervio de una acidez delicada, y la tensión de un tanino que refleja la firmeza del viduño de bobal.

CORAZÓN LOCO BOBAL

Corazón loco Bobal posee un profundo color rojo cereza con brillantes reflejos violáceos, que proceden de la variedad con la que está elaborado. Esta variedad, la Bobal, es una variedad autóctona de la Denominación de Origen Manchuela, que es la que le da el nombre a este maravilloso vino tinto.

Si aún quieres conocer más acerca de este increíble vino tinto, puedes ver o descargar su ficha técnica aquí.

Y ahora que lo conoces, puedes adquirir Corazón Loco Bobal en nuestra Tienda Online. ¡No dejes escapar la ocasión de “catarlo”!